Hermana, yo sí te creo

Vivo en un país donde la justicia no funciona como debería. Vivo en un país en el que a veces dudo si ni siquiera hay justicia alguna. 

Cuando una violación en grupo por parte de cinco personas no se considera una agresión sino un abuso sexual, lo único que se está haciendo es dar por hecho que no hubo violencia de por medio. Una violación constituye una agresión sexual, ya sea por una persona, dos o cien.

Existen conversaciones de los violadores en las que hablaban sobre qué material y drogas usar para “las violaciones” (palabras textuales), algo que parecía habitual para ellos. Existen vídeos de la agresión, porque encima tienen las pocas luces de grabarse. Algunos de ellos son reincidentes en delitos sexuales y condenados o investigados por ello. Y aún se partía de la presunción de inocencia.

Te tocaron a ti y nos tocaron a todas. Porque podría haber sido yo, mi hermana, mi amiga o mi vecina. O cualquiera de las tuyas. 

Hermana, la justicia machista y patriarcal del país en el que ambas vivimos no te creen, pero yo sí te creo. Nosotras te creemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s