De primeras va la cosa

el

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una multitud de hombres barbudos, vestidos con trajes oscuros y sombreros de copa alta, casi puntiaguda, de color gris, mezclados con mujeres unas con caperuzas y otras con la cabeza descubierta, se hallaba congregada frente a un edificio de madera cuya pesada puerta de roble estaba tachonada con puntas de hierro. Alicia comenzaba a sentirse muy cansada de estar sentada al lado de su hermana en la orilla y de no tener nada que hacer: una o dos veces había mirado de reojo el libro que leía su hermana, pero éste no tenía dibujos ni conversaciones, “¿y para qué sirve un libro”, pensó Alicia, “sin dibujos ni conversaciones?”. No sabréis quién soy yo si no habéis leído un libro titulado Las aventuras de Tom Sawyer, pero no importa.

En mi más temprana edad, alguna vez mi padre me dio un consejo que desde entonces hago dar vueltas en mi mente. Cuando el señor Bilbo Bolsón de Bolsón Cerrado anunció que muy pronto celebraría su cumpleaños centésimo decimoprimero con una fiesta de especial magnificencia, hubo muchos comentarios y excitación en Hobbiton. Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. En inglés mi nombre quiere decir esperanza. En el siglo XVIII vivió en Francia uno de los hombres más geniales y abominables de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales. Me llamo Manolito García Moreno, pero si tú entras a mi barrio y le preguntas al primer tío que pase: –Oiga, por favor, ¿Manolito García Moreno?–  El tío, una de dos, o se encoge de hombros o te suelta: –Oiga, y a mí qué me cuenta. –

El señor y la señora Dursley, que vivían en el número 4 de Privet Drive, estaban orgullosos de decir que eran muy normales, afortunadamente. Se inclinó hacia delante, con el aliento oliéndole a whisky bebido directamente de la botella. Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el cementerio de los libros olvidados. Era ya de noche, una noche de finales de mayo, y un chico de trece años subía en bicicleta por una carretera comarcal bordeada de altas coníferas, de regreso a casa, una granja junto a un pequeño bosque. Mientras iban por la calle camino de la librería, Fisco y Jaiko jugaban a que eran astronautas recién llegados a un mundo desconocido y previsiblemente hostil. Hoy en día, ya nadie cree en los ángeles.

A finales del invierno de mi decimoséptimo año de vida, mi madre llegó a la conclusión de que estaba deprimida, seguramente porque apenas salía de casa, pasaba mucho tiempo en la cama, leía el mismo libro una y otra vez, casi nunca comía y dedicaba buena parte de mi abundante tiempo libre a pensar en la muerte. Recuerdo haber llegado a un mundo donde las tormentas eran tristes, donde los años pasaban y los meses no gritaban su nombre, donde las habitaciones eran blancas y los sueños llegaban descalzos y despeinados a Ninguna Parte. Las noches del Mercado de Sombras eran las favoritas de Kit. Era nuestro noveno aniversario.

 

Lista de libros (en el idioma en el que los leí y por orden de publicación)

  • Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes (1605)
  • The Scarlet Letter – Nathaniel Hawthorne (1850)
  • Alice’s Adventures in Wonderland – Lewis Carrol (1865)
  • The Adventures of Huckleberry Finn – Mark Twain (1885)
  • The Great Gatsby – F. S. Fitzgerald (1925)
  • El Señor de los Anillos: la Comunidad del Anillo – J. R. R. Tolkien (1954)
  • Lolita – Vladimir Nabokov (1955)
  • The House on Mango Street – Sandra Cisneros (1984)
  • El Perfume – Patrick Süskind (1985)
  • Manolito Gafotas – Elvira Lindo (1996)
  • Harry Potter y la Piedra Filosofal – J. K. Rowling (1996)
  • El Club de la Lucha – Chuck Palahniuk (1996)
  • La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón (2001)
  • Memorias de Idhún: La Resistencia – Laura Gallego García (2004)
  • El Gran Laberinto – Fernando Savater (2005)
  • Dos Velas para el Diablo – Laura Gallego García (2008)
  • Bajo la Misma Estrella – John Green (2012)
  • El Chico de las Estrellas – Chris Pueyo (2015)
  • Lady Midnight (Cazadores de Sombras: Renacimiento) – Cassandra Clare (2015)
  • Martina con vistas al Mar – Elísabet Benavent

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s