Writing prompts: Cuando la inspiración falla

No sé si a ti también te pasa, pero hay veces en las que me apetece hacer algo y no sé cómo hacerlo. Véase: quiero ver una peli pero no encuentro ninguna que me llame la atención, quiero empezar un libro nuevo pero ninguno de los que tengo me atrae, quiero ver una serie pero todas me dan pereza… Por supuesto, hay veces en las que me apetece muchísimo escribir pero no sé el qué.

No sé si lo sabrás, pero mi inspiración es de lo más inoportuna, nunca aparece en momentos en los que realmente la necesito. Uno de los objetivos que me propuse para este año fue el de escribir más y mejor, para lo cual necesito dos cosas: inspiración y práctica. ¿Pero cómo voy a practicar si no tengo ideas sobre qué escribir?

Y de repente, ¡bum!, esa maravilla que es internet me da la solución a mis problemas (como de costumbre, vaya). Y como los  mejores descubriemientos de la historia, la encuentro de casualidad. Querido lector, hoy tengo el gusto de presentarte – redoble de tambores, por favor – los writing prompts. Y qué es eso, te preguntarás. Bueno, básicamente vienen a ser frases alrededor de las cuales construir un texto. Estas frases pueden ser tanto situaciones cotidianas, absurdas e irreales o un trozo de un diálogo. Por ejemplo: Al sacar la ropa de la secadora encuentras algo que no es tuyo. Otra: Así es como mi móvil acabó en la primera papelera que vi. O incluso otra: – ¿Sabes? No debería haberte ayudado a salir de la cárcel.

¿Te cuento una cosa? Enganchan. Mucho. Y que internet sea una fuente inagotable de ellos no ayuda. Tumblr, Reddit, Instagram, Twitter… Cualquier sitio tiene mil ideas que ofrecer, en cualquier idioma. Llega un punto en el que tengo tantas frases que sé que jamás escribiré sobre todas ellas. Y como no sé si las ganas de escribir me pillarán fuera de casa, así que tengo hasta una aplicación en el móvil que me sugiere prompts aleatorias para cuando me apetezca. Porque sí, soy de esas que escribe tanto en el bus en una nota del móvil como en un trozo de folio cualquiera cuando me aburro soberanamente en clase.

Al final acabo teniendo un montón de textos empezados y otros tantos terminados que no creo que jamás salgan a la luz. Lo bueno de esto es volver a ellos un tiempo después y ver si, desde entonces, has cambiado algo en el estilo, si has evolucionado en calidad o si simplemente el día que los escribiste era nefasto y el texto en cuestión puede ir directo a la papelera de reciclaje.

Y por qué me cuentas todo esto, te preguntarás. Fácil: he encontrado un documento  maravilloso en el que viene un prompt por día del año y planeo escribirlo entero y subirlo por aquí. Lo cual significa que habría una entrada diaria durante todo 2018. ¿Lo conseguiré? Quién sabe. Al menos ya empezado con algunas entradas, no vaya a ser que algún día no pueda o no quiera escribir. Mejor ir adelantando…

Parafraseo a Picasso: que las musas te pillen escribiendo.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. No había leído de los writing prompts, me parece súper. Buena idea 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. ndenerea dice:

      Te invito a que busques un par y los pruebes, son maravillosos! Un saludito y gracias por pasarte 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s